martes, 2 de marzo de 2010

El de las pruebas psicométricas...

Atención psicólogos!!, necesito de una respuesta!
Pues para no variar (ya sé que este blog debería de llamarse a estas alturas algo así como el blog del desempleado o mejor dicho, del incapaz de conseguir un empleo) fui a una entrevista ayer a una empresa farmacéutica. Además de que me dejaron esperando como 40 minutos (literal) y de que se fue la luz a mitad de la plática, la entrevista fue muy rápida, casi no me preguntaron mucho de mi experiencia o de mi vida en general y cuando menos me di cuenta la entrevista ya había terminado y llegaba el momento de las pruebas psicométricas.
Me dieron 3 hojas en blanco, en una debía dibujar una casa, en otra un árbol y en la última una persona y además atrás de cada hoja debía redactar una historia sobre lo que había dibujado. Pues ahí me tienen dibujando una casa parecida a la de los Simpsons (y redactando una historia sobre cómo sus dueños la habían construido y sobre los momentos felices que iban a pasar ahí), un árbol con ramas y raíces (y escribiendo una historia super fumada, tendiendo a debraye, sobre que era un árbol del Tule y lo que había vivido los cientos de años que lleva en la tierra) y finalmente dibujándome a mi mismo con mucho detalle como me lo indico la reclutadora hasta con las costuras del pantalón (y para no volver a variar escribiendo sobre mi intercambio en Inglaterra). Una vez que terminé pasaron como 15 minutos para que la reclutadora regresara (tiempo que aproveche para ir al baño y caminar por un pasillo de la empresa) y yo, ilusamente creyendo que ya se había terminado estaba a punto de levantarme cuando me dio dos pruebas más, una Cleaver (10 minutos para realizarla) y otra para medir el coeficiente intelectual (20 minutos para realizarla)
Probablemente es la quincuagésima segunda vez que hago la prueba Cleaver y cada vez pongo algo distinto. Se me hace muy tonto tener que decidir si soy comodino en lugar de inconquistable o ser de hablar suave en lugar de temeroso de Dios. Siempre me confundo y estoy seguro que todas las veces que he hecho esta prueba los resultados nunca coinciden con lo que realmente soy. Para colmo, la hice super rápido pues quería tener más tiempo para la del coeficiente intelectual.
Pues empiezo la del coeficiente intelectual y algunas cosas (la mayoría, de hecho) tenían mucho sentido y las contestaba rápido pero había otras que o estaban mal redactadas o realmente mi cerebro no daba para más y no las comprendía. Fue tal mi desesperación que en una pregunta matemática que saco mi celular > menú > organizador > calculadora y que la resuelvo super rápido!! jaja.. que risa me dio. El chiste es que no termine de contestar esa prueba (me faltaron como 15 preguntas) y finalmente cuando regresó la reclutadora eso había sido todo y salí de ahi cansado mentalmente y prediciendo los resultados de mi DEficiente intelectual.
Y todo esto viene a caso porque me pregunto si todas estas pruebas en realidad sirven (especialmente las de personalidad). La respuesta con la que más me identifico es que no. No creo que una prueba como esas te digan cómo es la persona en realidad, como es su personalidad, sus valores, sus habilidades o sus intereses.
Tengo amigos que conozco de años y siempre estoy descubriendo algo nuevo de ellos, es más, creo que nunca terminas de conocer 100% a alguien. Lo que me gustaría conocer es el punto de vista de un psicólogo, ver en que basan la efectividad de estas pruebas y entender el porqué la gran mayoría de las empresas las aplican.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada